.

 

LA DAMA AZUL
(El Vaticano nunca contó toda la verdad)
Javier Sierra

Ediciones: Martínez Roca
Páginas: 283
1998

Javier Sierra fue el fundador de la revista esotérica "Año Cero" y actualmente es subdirector de la decana de esta materia, "Más Allá", ha publicado ya tres libros de ensayos pero esta es su primera incursión en la narrativa.

El personaje central de "La dama azul" es la religiosa soriana Sor María de Agreda, "venerable" y en trance varias veces centenario de ser canonizada, proceso en el que encuentra, al parecer, insalvables dificultades. La peculiaridad de esta monja del siglo XVII se enriquece por circunstancias prodigiosas como el haber sido la confidente de Felipe IV -quien no tomaba una decisión trascendental sin consultarla y con quien intercambió una dilatada correspondencia -, el haber escrito una obra Mística Ciudad de Dios voluminosa dictada por la Virgen María y donde se describe con pelos y señales los años de infancia y mocedad de Jesús, y, por último, aunque no lo menos importante, el haber evangelizado a los indios Xumanas de la Baja California (o jumanas, como dice Javier Sierra), sin moverse ni un milímetro de su retiro conventual junto al Moncayo.

Estamos, por tanto, ante uno de los casos mejor documentados de bilocación. Es poco conocida una anécdota histórica que narra Casanova en sus memorias pues, durante su viaje por España, recaló en Agreda y, habiendo oído hablar de la monja, reclamó la lectura de los volúmenes de la Mística Ciudad de Dios, declarando luego que había estado a punto de entrar en un trance religioso a causa de su locura. Por lo demás la fama de heterodoxia acompañó siempre a la venerable, debido a su obra escrita los ilustrados del XIX la catalogaron junto a Ocampo y otros entre los "falsos cronicones", en su tiempo tuvo tratos con la Inquisición. Por lo demás Agreda, la ciudad de las tres culturas (cristiana, hebrea e islámica) ha sido siempre un semillero de herejías y disidencias.

Sor María de Ágreda, La Dama AzulLa dama azul es una novela, aunque, como dice su mismo autor, sería difícil desentrañar lo que es verdad y lo que no lo es. Sierra ha escogido una estructura ágil, donde se van entreverando las actividades de su "alter-ego", Carlos, las de un grupo de investigación vaticanista comandado por Giuseppe Baldi y que toma como seudónimos los nombres de los Cuatro Evangelistas, los sueños de una "vidente" norteamericana que ha trabajado para los servicios secretos y, por fin, las actividades de un misterioso grupo integrista...

El resultado es muy atractivo y podría constituir el guión de una película de éxito. Sinopsis:

Carlos y "Txema", su fotógrafo, miembros del "staff" de una revista Nueva Era, parten a la Sierra de Cameros en busca de las reliquias de un par de sábanas santas, copias de la Síndone. En Laguna de Cameros logran contemplar y fotografiar una de ellas. A continuación, deseando llegarse a La Cuesta, ya en Soria, se extravían y (por caminos incógnitos, basta observar un mapa) se encuentran de sopetón en Agreda. Allí Carlos visita el templo de la Venerable y comienza una investigación apasionante que le llevará muy lejos. Mientras, en Roma, un grupo de religiosos llevan años investigando en la Cronovisión, es decir, el viaje en el tiempo. Uno de ellos, Giuseppe Baldi, cometió años atrás una indiscreción filtrando algunos datos a la prensa, precisamente a Carlos. Este desliz provoca en el Vaticano una reacción de temor y los investigadores son llamados a capítulo.

Pronto comienzan a producirse sucesos misteriosos: uno de los religiosos, el padre Corso, se "suicida" en extrañas circunstancias. Mientras tanto, en los Estados Unidos, Jennifer Narody, "psíquica" del Departamento de Defensa, comienza a tener visiones clarísimas. Viaja al siglo XVII, a la Baja Californina y presencia la vida de los indios xumanas, la llegada de los primeros evangelizadores y hasta los advenimientos de la "Dama azul" (Sor María de Agreda). Asustada consulta a un psicólogo y atando cabos descubre que lleva sangre india en sus venas y que su abuela fue una especie de hechicera. Entra en escena José Luis, un ex-cura que ahora trabaja para la policía, especializado en sectas y misticismos más o menos delictivos. Carlos, ya en Madrid, investiga en la Nacional viejos pergaminos, entre ellos el memorial que el padre fray Alonso de Benavides dirigió a su majestad Felipe IV narrándole los progresos de la religión entre los indios californianos y donde se habla largamente de los prodigios de la "Dama azul", así descubre la existencia -aunque no tiene tiempo de examinarlo- de otro manuscrito, más amplio, anotado con escolios misteriosos.

Dicho manuscrito es robado a renglón seguido por un misterioso comando habilísimo de los mismos sótanos de la Biblioteca Nacional... La policía, y aquí entra en funciones José Luis, el ex-cura, investiga y descubre que los extraños ladrones han realizado, aquella noche, una llamada a un colegio religioso de Bilbao. Carlos recuerda entonces que las religiosas agredanas le han hablado de un fraile bilbotarra (Amadeo Tejada) que lleva los trámites de la canonización de la venerable y que vive, precisamente, en un colegio. Cotejados los teléfonos resultan ser el mismo. El viaje a Bilbao está servido. Allí el fraile quita importancia al haber recibido la llamada pero les da una nueva pista.

Han de acudir al monasterio de Loyola, donde trabaja otro padre que investiga la presencia en Sudamérica de evangelizadores anteriores a la llegada de Colón. Este les habla del monolito de Tiahuanaco, que representa un hombre barbudo (cuando los indios son lampiños) o del mito de Pay Tomé (que hubiera sido el apóstol Tomás), entre otras cosas les comunica que hace poco se recibió una carta en el monasterio proponiéndoles la compra de algunos manuscritos relacionados con el tema. La remitía Jennifer Narody desde los EE.UU.

Mientras tanto el padre Baldi, en Roma, tiene un extraño encuentro en la basílica de San Pedro, cuando un misterioso terrorista intenta dinamitar la columna de la Verónica. Un turista dispara su "nikon" sobre el fugitivo y la Guardia Suiza le requisa el carrete. Al ser revelado muestra una extraña silueta de lo que parece ser... un ángel.

Carlos viaja a USA para entrevistarse con Jennifer quien, mientras tanto, ha recibido un paquete de anónimo remitente que contiene un manuscrito que a ella no le dice nada y que arrumba distraída en un cajón. Se trata del sustraído en la Biblioteca Nacional de Madrid... Mientras Carlos, en pleno avión recibe mensajes telepáticos clarísimos. Le explican algunas claves del misterio que trata de desentrañar y él mismo deduce que se trata de seres angélicos.

En los sueños de Jennifer se va aclarando también la trama, ahora ve al padre Benavides y a otro religioso ya en España. Viajan a Agreda para interrogar a Sor María, de la conversación deducen que dos "albañiles" misteriosos que le ayudaron a construir el convento, son quienes le ayudan a atravesar el Atlántico en "una nube" que manejan a voluntad. Claramente son también dos ángeles...

Los trabajos de Robert Monroe

Investigador norteamericano que descubrió que sometiendo a una persona a la emisión de sonidos de diferente intensidad en ambos oídos se le podía inducir a un trance que colaboraba a la disociación entre el cuerpo físico y el astral, consiguiendo así que el segundo iniciara viajes y, desdoblado, pudiera visitar lugares, etc. Tanto los americanos como los rusos trataron de usar esta técnica para el espionaje de bases militares, silos nucleares, laboratorios de investigación, etc., del enemigo. Al fin y al cabo se trata de música, y ya Pitágoras habló de la capacidad que las notas musicales tienen de inducir a estados de ánimo. Esta técnica hubiera sido conocida por algunos músicos privilegiados y, según se mantiene en este libro, codificada por ciertos sectores de la Iglesia y usada para provocar "viajes astrales" a voluntad lo que, en definitiva, constituirían las apariciones marianas o las bilocaciones de religiosas como la de Agreda o la de Carrión. El temor de la Iglesia a que estos hechos fueran descubiertos es lo que lleva a "desmontar" el grupo de investigación vaticanista, lo que provoca la muerte del padre Corso o el secuestro del propio Giuseppe Baldi por otro misterioso "comando". La explicación final es que los llamados ángeles y los llamados "demonios" no serían más que dos facciones enfrentadas.

Los "leales" tratarían de mantener al hombre ignorante pero feliz mientras que los segundos (entre los que se encontraría el propio Jesús), serían partidarios de su "toma de conciencia", de fomentar su capacidad de elegir. Estos dos bandos son los que provocan el rifirrafe del que trata el libro. Los "leales" (la Iglesia de Roma, pues), habrían instrumentalizado el conocimiento "angélico" provocando así a voluntad, mediante la emisión de ondas sonoras, con la técnica luego descubierta por Robert Monroe, bilocaciones de determinadas religiosas que serían tomadas por la Virgen María (a este respecto Sierra cita que desde el año cuarenta de nuestra era, cuando la Virgen se aparece en el Pilar de Zaragoza "en carne mortal" hasta después del año mil no se conoce ninguna aparición, pero que luego comienzan a ser numerosas). Los "rebeldes" tratan, por el contrario, de denunciar esta manipulación, haciendo que el hombre toma conciencia del -relativo- fraude. Por eso hacen llegar el manuscrito a Jennifer, ya que en él, o mejor dicho, en sus comentarios anotados al margen estaban resumidas las "técnicas" utilizadas con Sor María de Agreda y con otras religiosas (como la de Carrión).

Lo que pudiera haber sido un ensayo se convierte, por lo tanto, en poco menos que una novela "negra" o detectivesca, sin que esto le quite ningún encanto, sino todo lo contrario.

© Antonio Ruiz Vega

Sor María Jesús de Ágreda

- IV Centenario (1602-2002) Sor María de Ágreda
-
Notas biográficas de Sor María Jesús de Ágreda
-
Capítulos curiosos en la vida de La Venerable, Antonio Ruiz Vega
-
Mística Ciudad de Dios y Cartas

Narrativa Soriana

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com